spot_img

¿Silencio?

Compártelo:

«…soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.» (Colosenses 3.13)

Raquel no era de esas personas que ignoran a los demás. Por el contario, siempre intentaba ser agradable, preocuparse por la gente y estar atenta para ver cómo ayudar. Trataba de mantener una buena comunicación con sus amigas y cuidar las relaciones.

¿Silencio?
Imagen provista por unsplash.com/@mimiori

Pero un día, su amiga Estela dejó de hablarle. Al principio no le contestó los mensajes de texto, pero luego también la borró de sus contactos de Internet y dejó de atender sus llamados telefónicos. Intrigada por lo que ocurría, Raquel se acercó hasta su casa para verla en persona. ¡Aun así no quiso recibirla!

¿Qué había pasado? ¿Por qué tenía esa actitud hacia ella?

Finalmente una amiga le contó que Estela se había ofendido porque Raquel no se había acercado ni le había hablado cuando ella necesitaba su ayuda. «¡Pero no me dijo nada cuando la llamé durante esos días!» —se quejaba Raquel. «¡Le pregunté si todo estaba bien y me dijo que sí!»

Los pedidos de disculpas y los intentos por reconciliarse no lograron que Estela volviera a hablar con Raquel. ¡Nunca más quiso relacionarse con su amiga!

Muchas personas piensan que el silencio es una buena manera de resolver los problemas. ¡Tonterías! De esa forma solo se logra perder amistades y llenarse de amargura. En cambio, cuando alguien le cuenta a otro lo que piensa o siente, siempre habrá posibilidades de reconocer los errores, aclarar los malos entendidos y crecer en la relación.

Sumérgete: Cuando alguien se enoja con nosotros, ¿intentamos resolver el problema lo antes posible? Aunque otras personas utilicen el silencio para hacernos sentir mal, perdonemos siempre e intentemos dialogar.

Más artículos para crecer en la fe y conocimiento de la Biblia: haz clic aquí

.

━ Popular

¿Eres mejor que ayer?

«Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.»...

Encrucijadas

«Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas.» (Proverbios 3.6) La vida está llena de encrucijadas: momentos y situaciones en las que debemos...

Encuentros que cambian la existencia

Existen muchos testimonios de cambios cuando se recibe el perdón y se deja a Jesús entrar en nuestros corazones. Conoce estos cambios y anímate a ser parte de ellos.

¿Para quién trabajas?

Es nuestra responsabilidad y privilegio ser los representantes de Dios en cada lugar donde vamos, en cada tarea que realizamos y ante cada persona.

281 La sentencia de muerte

Hay ocasiones en las que debemos hacer lo correcto, pero el miedo nos gana, como a Pilato, que tenía tanto temor que hizo lo que el pueblo pedía.
Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí