spot_img

¡Sumémonos a la familia de la fe!

Compártelo:

«Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios.» (Efesios 2.19)

 

¡Sumémonos a la familia de la fe!
Photo by Hannah Busing on Unsplash

Cada persona tiene talentos y dones dados por Dios que le permiten realizar diversas tareas. Al compartir la misma fe en Jesús y desear que toda la gente conozca su amor, esas capacidades se unen y así logran resultados mucho más grandes de lo que alguna vez soñaron a nivel individual.

La iglesia es el ámbito en donde los seguidores de Jesús podemos crecer en amor, paciencia, bondad, fe y compasión, desarrollando una vida de comunión que se traduce en el servicio a Dios. Porque vivir como hermanos significa:

– Amar a los demás como a nosotros mismos.

– Preocuparnos por las necesidades de los demás.

– Perdonar y comprender a quienes nos hayan ofendido.

– Hablar con Dios en oración y pedirle que bendiga a cada persona.

– Aprender las enseñanzas de la Biblia y crecer en la fe.

– Compartir con un corazón dispuesto lo que hayamos recibido.

– Disfrutar la alegría de servir a nuestro prójimo.

En algunos pasajes, la Biblia se refiere a la iglesia como si se tratara de una familia. ¡Pues así debería funcionar! Un espacio en el que cada persona sienta la libertad de expresarse, recibir cariño y contención, y alimentarse de la palabra de Dios para crecer en todos los aspectos de su vida.

¡Sumémonos a la familia de la fe! ¡Celebremos junto a nuestros hermanos en Cristo!

Sumérgete: La iglesia es el ámbito en donde podremos crecer en la fe. ¿Somos ya parte de una comunidad de fe?

.

━ Popular

31 Los sueños de dos hombres

Aún en los momentos de dificultad, Dios estaba con José, y no solo lo cuidaba, sino también a quienes estaban a su alrededor.

¿Cómo librarnos de una vida sin sentido?

«Yo con todo eso enseñaba a andar al mismo Efraín, tomándole de los brazos; y no conoció que yo le cuidaba. Con cuerdas humanas...

232 La fe de una extranjera

Hoy leeremos y escucharemos el caso de una extranjera que confiaba muchísimo en Jesús y en su poder y que nos muestra que Jesús ama a todas las personas.

218 Más personas son sanadas

Hay gente que tiene fe en Jesús y otros que no. Unos creen que Él tiene el poder de cambiar sus vidas o de sanarlos, y otros creen que no podría hacer nada.

Los insondables caminos del Señor

En el año 1921 David Flood, su joven esposa Svea y su pequeño hijo de 2 años dejaron Suecia rumbo al interior de África...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí