spot_img

Tag results for: Jesús

¿Qué debemos hacer con el enojo?

«Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo.» (Efesios 4.26) Dejar que el odio dirija nuestra vida no nos ayudará a solucionar los problemas. Al contrario:...

¿Cuáles son los muros que nos dividen?

«Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación.» (Efesios 2.14) Durante casi treinta años Alemania estuvo dividida en dos. El famoso...

¿Cómo darnos cuenta si nos parecemos a Jesús?

«Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza…» (Gálatas 5.22-23a) ¿Cómo podemos darnos cuenta si nos parecemos más a Jesús? Ahí va una...

¡Anunciemos la buena noticia de salvación!

«Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.» (2 Corintios 5.20) Muchos siglos...

No esperes que «lleguen las ganas», ¡actúa!

«…sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.» (1 Corintios 9.27) Cuánto tiempo perdemos...

Subscribe to our magazine

━ popular

¿Hay áreas de tu vida que son solo tuyas?

¿Qué áreas de nuestra vida todavía no le hemos entregado a Jesús? Él quiere ser nuestro Salvador y Señor y que vivamos felices y plenos. Para eso hay que seguir sus enseñanzas, dejarlo que guíe nuestros pensamientos y nuestras acciones.

¿Conoces tu origen?

«Respondió Jesús y les dijo: Aunque yo doy testimonio acerca de mí mismo, mi testimonio es verdadero, porque sé de dónde he venido y a dónde voy.

¡Podemos cambiar el mundo!

«Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.» (Mateo 25.40)

Después del noviazgo…

«Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.» (Mateo 19.6)

Los atributos de Dios

Sin duda este es un tema por demás importante. La teología propia, o el estudio de Dios, es el estudio más importante que podemos tener.