spot_img

¡Dejemos a un lado la timidez!

Date:

Share:

«Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.» (2 Timoteo 1.7)

¡Dejemos a un lado la timidez!
Imagen provista por pexels.com/es-es/@mixu-513809

¡La timidez es una de las principales barreras para lograr buenas relaciones! Impide que la gente se muestre tal cual es y de esa forma se frena el desarrollo emocional y espiritual que Dios desea darle.

Si somos personas tímidas, sigamos estos consejos que nos ayudarán a triunfar:

1) Entreguémosle a Dios nuestras preocupaciones y ansiedades. Pidámosle que nos ayude y nos provea las fuerzas necesarias para superar toda limitación.

2) Comencemos con personas conocidas. Busquemos gente de nuestra confianza y practiquemos diversas maneras de comunicación: mirar a los ojos cuando nos hablen, hacer preguntas y comentarios…

3) Preparémonos para las situaciones de mayor timidez. Ensayemos lo que diremos en una llamada telefónica, escribamos la presentación que haremos frente a nuestros compañeros, imaginemos cómo serán las situaciones que enfrentaremos…

4) Consideremos que los demás son seres humanos como nosotros. Más allá de los títulos o rótulos que la gente suele utilizar, recordemos que todos tienen las mismas necesidades y que, en definitiva, todos somos iguales a los ojos de Dios.

5) ¡Animémonos a vencer! A medida que nos esforcemos y decidamos superar nuestros complejos, lograremos cambios en nuestra manera de ser que nos ayudarán a relacionarnos mejor con los demás y alcanzar nuestros objetivos.

Sobre todo, en ningún momento bajemos los brazos ni permitamos que otros nos desanimen. ¡Dios nos dará la capacidad para triunfar y conseguir la victoria!

Sumérgete: No escondamos los complejos, sino pongámoslos delante de Dios en oración. Él nos ayudará a reemplazar lo que nos estorba con su amor, seguridad y confianza.

Más artículos para crecer en la fe y conocimiento de la Biblia: haz clic aquí

.

━ Popular

¡Quién dijo que es fácil resistir las tentaciones!

«No hay otro mayor que yo en esta casa, y ninguna cosa me ha reservado sino a ti, por cuanto tú eres su mujer;...

44 Mil y una excusa

Hay ocasiones en las que Dios nos pide hacer algo, y en lugar de obedecer, inventamos excusas. Eso hizo Faraón para no escuchar aquello que Dios le pedía.

39. Mediocre

La mediocridad no nos lleva a ninguna parte. Es una fantasía creer que sin esfuerzo podremos llegar lejos. Cuando le damos a Dios el primer lugar en nuestras vidas ordenamos nuestras prioridades y nos permite valorar todo a nuestro alrededor. Conozcamos en este episodio como Dios desea que desarrollemos nuestras capacidades.

66 La batalla que se ganó con trompetas

La batalla fue dura, utilizaron hombres y mujeres fuertes, armas, preparación mental y trompetas… ¡sí, trompetas!

39 El sufrimiento de los israelitas en Egipto

Hay gente que olvida lo bueno que otros hicieron, y por miedo empiezan a lastimar a otros. Esto pasó años después de la llegada de los israelitas a Egipto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here