spot_img

¡Dejemos a un lado la timidez!

Date:

Compártelo:

«Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.» (2 Timoteo 1.7)

¡Dejemos a un lado la timidez!
Imagen provista por pexels.com/es-es/@mixu-513809

¡La timidez es una de las principales barreras para lograr buenas relaciones! Impide que la gente se muestre tal cual es y de esa forma se frena el desarrollo emocional y espiritual que Dios desea darle.

Si somos personas tímidas, sigamos estos consejos que nos ayudarán a triunfar:

1) Entreguémosle a Dios nuestras preocupaciones y ansiedades. Pidámosle que nos ayude y nos provea las fuerzas necesarias para superar toda limitación.

2) Comencemos con personas conocidas. Busquemos gente de nuestra confianza y practiquemos diversas maneras de comunicación: mirar a los ojos cuando nos hablen, hacer preguntas y comentarios…

3) Preparémonos para las situaciones de mayor timidez. Ensayemos lo que diremos en una llamada telefónica, escribamos la presentación que haremos frente a nuestros compañeros, imaginemos cómo serán las situaciones que enfrentaremos…

4) Consideremos que los demás son seres humanos como nosotros. Más allá de los títulos o rótulos que la gente suele utilizar, recordemos que todos tienen las mismas necesidades y que, en definitiva, todos somos iguales a los ojos de Dios.

5) ¡Animémonos a vencer! A medida que nos esforcemos y decidamos superar nuestros complejos, lograremos cambios en nuestra manera de ser que nos ayudarán a relacionarnos mejor con los demás y alcanzar nuestros objetivos.

Sobre todo, en ningún momento bajemos los brazos ni permitamos que otros nos desanimen. ¡Dios nos dará la capacidad para triunfar y conseguir la victoria!

Sumérgete: No escondamos los complejos, sino pongámoslos delante de Dios en oración. Él nos ayudará a reemplazar lo que nos estorba con su amor, seguridad y confianza.

Más artículos para crecer en la fe y conocimiento de la Biblia: haz clic aquí

.

━ Popular

¿Qué pensamos nosotros acerca de la Navidad?

La Navidad no trata de regalos costosos. Si sientes que a tu vida le falta algo, hazte el mejor regalo, abre tu corazón a Jesús.

¡Enfrenta tus miedos!

«No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal.» (Juan 17.15) ¿Cómo sería vivir en una «burbuja», encerrado y aislado del...

Cuida los gestos que usas al comunicarte

«Cada uno de nosotros agrade a su prójimo en lo que es bueno, para edificación.» (Romanos 15.2)   Ya sea mediante las manos o las muecas...

33 Vacas gordas y vacas flacas

Un favor hecho a otro, nunca queda sin recompensa. José ahora tenía una oportunidad importante para ayudar a Faraón con el sueño extraño que había tenido.

Vivir vidas integras

La pérdida de la integridad es una línea equivocada que hace peligrar todos los otros valores y menoscaba todas las relaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí