spot_img

¡Vale la pena hacer el bien!

Compártelo:

«No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.» (Gálatas 6.9)

¡Vale la pena hacer el bien!
Imagen provista por pexels.com/es-es/@olly

La gente necesita ser comprendida, abrazada, respetada y valorada. En otras palabras: ¡ser amada y tenida en cuenta!

El mundo, a veces, parece una jungla en la que todos luchan por sobrevivir y evitar ser devorados por los demás. En un escenario así, los seguidores de Jesús somos llamados a mostrar su amor hacia todos, sin ninguna distinción, y de una manera contundente, práctica, que vaya más allá de un saludo esporádico e impersonal.

Cuánta razón tenía quien dijo que cada persona debe elegir entre ser trascendente o intrascendente. Es decir, dejar una huella en los demás o seguir de largo como uno más en el camino de la vida.

¡Vale la pena sonreír! ¡Vale la pena perdonar! ¡Vale la pena cumplir la palabra dada! ¡Vale la pena cuidar la pureza! ¡Vale la pena estudiar! ¡Vale la pena ayudar! ¡Vale la pena levantarse temprano! ¡Vale la pena perseverar! ¡Vale la pena confiar en Jesús!

No creamos el engaño de quienes bajaron los brazos y dejaron que la frustración los venciera. ¡Al contrario! Esforcémonos cada día por vivir en plenitud, como quien ama de veras a la gente y decide hacer algo para mostrar su afecto en la práctica.

¡Vale la pena intentarlo!

Sumérgete: ¡Brillemos! ¡Mostremos la vida que tenemos dentro! ¡No permitamos que nada apague nuestro entusiasmo!

.

━ Popular

LA DEIDAD DE CRISTO

Pascal dijo: Jesucristo es el centro de cada cosa y el objeto de cada cosa. Aquel que no lo conoce no conoce nada del orden de la naturaleza y nada de sí mismo.

Hay un niño en la calle

Hoy el mundo está siendo testigo de los horrores de la guerra en vivo y en directo.

¿Qué «desierto» estás dispuesto a urbanizar?

¿Cuántos proyectos tenemos sin concretar? Decidamos empezar ya. Y pidámosle a Dios la sabiduría y fuerza para lograrlo.

¡Se busca gente honrada y trabajadora!

«Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase.» (Génesis 2.15)   Llega un...

¡Nada se puede comparar con el amor!

«Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros.»...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí