¡Vale la pena hacer el bien!

¡Vale la pena hacer el bien!

«No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.» (Gálatas 6.9)

¡Vale la pena hacer el bien!
Imagen provista por pexels.com/es-es/@olly

La gente necesita ser comprendida, abrazada, respetada y valorada. En otras palabras: ¡ser amada y tenida en cuenta!

El mundo, a veces, parece una jungla en la que todos luchan por sobrevivir y evitar ser devorados por los demás. En un escenario así, los seguidores de Jesús somos llamados a mostrar su amor hacia todos, sin ninguna distinción, y de una manera contundente, práctica, que vaya más allá de un saludo esporádico e impersonal.

Cuánta razón tenía quien dijo que cada persona debe elegir entre ser trascendente o intrascendente. Es decir, dejar una huella en los demás o seguir de largo como uno más en el camino de la vida.

¡Vale la pena sonreír! ¡Vale la pena perdonar! ¡Vale la pena cumplir la palabra dada! ¡Vale la pena cuidar la pureza! ¡Vale la pena estudiar! ¡Vale la pena ayudar! ¡Vale la pena levantarse temprano! ¡Vale la pena perseverar! ¡Vale la pena confiar en Jesús!

No creamos el engaño de quienes bajaron los brazos y dejaron que la frustración los venciera. ¡Al contrario! Esforcémonos cada día por vivir en plenitud, como quien ama de veras a la gente y decide hacer algo para mostrar su afecto en la práctica.

¡Vale la pena intentarlo!

Sumérgete: ¡Brillemos! ¡Mostremos la vida que tenemos dentro! ¡No permitamos que nada apague nuestro entusiasmo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio