spot_img

¡Vivamos nuestra sexualidad!

Date:

Compártelo:

«Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos.» (Génesis 1.27-28a)

¡Vivamos nuestra sexualidad!

La Biblia habla muchas veces sobre sexo. Hay personas que se sorprenden cuando alguien dice que Dios tiene mucho que decir al respecto. Pero no hay razón para asombrarse porque fue él quien creó a los seres humanos y también diseñó las relaciones sexuales.

El problema empieza cuando decidimos hacer lo que nosotros queremos y no tomamos en cuenta lo que dice Dios. ¿Y qué dice Dios? Que las relaciones sexuales son únicamente para el matrimonio entre un hombre y una mujer. Todo lo demás está fuera de su plan para la humanidad.

Por eso, cuando alguien decide disfrutar del sexo antes de casarse, pasará un buen rato, pero no logrará la verdadera satisfacción que Dios quiere darle. Cuando un hombre tiene relaciones con una persona que no es su esposa, o una mujer con un hombre que no es su esposo, la infidelidad quiebra la confianza, daña a los demás y perjudica su propia pureza.

Mucha gente vive su sexualidad sin tener en cuenta lo que Dios dice. Eso explica gran parte de las enfermedades físicas y emocionales, pero también algunos problemas sociales como el aborto, la violencia familiar, el abandono de niños, el divorcio.

Y aun suponiendo que se pudieran evitar esas lamentables consecuencias, al obrar en contra de lo que Dios enseña, la salud espiritual será dañada y la hermosa oportunidad de vivir una vida plena será imposible de alcanzar.

Por eso, ¡vivamos nuestra sexualidad como Dios manda!

Sumérgete:

«Ir en contra de la corriente» es más que una buena frase. Los seguidores de Jesús tratamos de hacer todo lo que le agrada a Dios porque sabemos que nuestra vida será más feliz y completa de esa manera. ¡Esperemos hasta el matrimonio para disfrutar del placer sexual a pleno!

.

━ Popular

218 Más personas son sanadas

Hay gente que tiene fe en Jesús y otros que no. Unos creen que Él tiene el poder de cambiar sus vidas o de sanarlos, y otros creen que no podría hacer nada.

Lección 2 – El Amor

https://youtu.be/t5mObZ0bCgA Esta lección tiene como propósito, entender que una relación de pareja en donde prima el amor, es capaz de superar las diferencias culturales, sociales...

«No oigo nada» ─ Biblia, Atahualpa y contexto — Parte 2

Pachamama y el «Requerimiento» Juan López de Palacios Rubio, jurista castellano, redactó «El requerimiento» en 1513, por petición directa del monarca Fernando, con el propósito de...

Literatura midrásica – Parte 2

Los judíos contemporáneos de Jesús intentaban colocar a Jesús a un nivel de importancia más bajo de Moisés. Para esos judíos, Moisés había alimentado a sus antepasados con algo más que simple pan, les había dado pan del cielo. Jesús, por su parte afirmaba lo contrario. Debido a que en la expectación mesiánica judía se esperaba otro milagro de alimentación con maná celestial a través de la mediación del Segundo Moisés, decir que Jesús solo alimentaba con pan terreno (Jn 6.42) era una manera de negar que él fuera el Mesías.

Traducción bíblica y culturas indígenas — Parte 3

Jesucristo: Fuente y destinatario de las culturas Conviene ver esto desde otra óptica, pues la verdad es que mientras se lee la Biblia desde distintas...
Artículo anteriorLa gran comisión
Artículo siguienteDespués del noviazgo…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí